Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

A más víctimas más indiferencia

España Liberal, 2005-08-26

Acaso se pueda decir más alto, difícilmente más claro: “Cada vez hay más indicios de que el 11-M se gestó en los aparatos policiales del Estado”. Quien lo afirma con tan manifiesta rotundidad no es un extremista ni un joven periodista que pretenda llamar la atención, es uno de los hombres más influyentes de España y sin duda se encuentra entre los mejor informados. No en vano el director del diario El Mundo es quien más empeño ha demostrado en investigar los crímenes de marzo de 2004. Sabe lo que dice, por qué, cómo, para qué y cuándo. Tendremos que estar muy atentos a lo que en los próximos días publique el periódico que dirige.

Es más, su más brillante colaborador, Fernando Múgica -el mejor periodista de investigación que existe en nuestro país- aseguró ayer en Mallorca que “los que planearon el atentado planearon el señuelo para que Aznar creyera que había sido ETA”. Y añadió una información hasta ayer desconocida. Desveló que un agente del CNI hoy ascendido por el Gobierno de Zapatero, llamó insistentemente a la redacción de El Mundo entre el 12-M y el 14-M insistiendo en la indubitable autoría de ETA.

Acojonante. ¿Verdad? Vivimos en un país muy rarito. De otro modo no se entiende que se pueda asegurar lo que aseguran estos dos periodistas sin que al menos medio millón de españoles estén ya en la calle exigiendo la verdad, o en su defecto, algunas respuestas a tan terribles preguntas como las que cualquiera persona honesta se haría después de conocer todo lo que rodeó y rodea al peor atentado que hemos sufrido en España. Sin embargo, cuantos más son las víctimas y más aterradoras las sospechas, mayor es la indiferencia y el deseo de olvidar. Así nos va. Y peor nos irá. No mereceremos vivir en libertad si renunciamos a la verdad. Es cierto que puede ser espantosa, pero si no las buscamos nos convertiríamos en esclavos. Ya no tendríamos que preocuparnos por la unidad de la Patria. Simplemente dejaría de existir.

Al menos desde España Liberal no vamos a dejar de preguntar por lo que tiene que tener una explicación. No podríamos mirar a los ojos de nuestros hijos si renunciáramos a saber. No le podemos dejar en herencia tanta mierda.

Encuesta


©