Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

¿Qué se premia?

España Liberal, 2005-08-29

Al menos, y que sepamos, seis de miembros de las fuerzas de Seguridad del Estado que tuvieron alguna participación en las investigaciones del 11-M han cambiado de destino por decisión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. En todos los casos su suerte ha mejorado.

Jorge Dezcallar, ex director del Centro Nacional de Inteligencia, es hoy nuestro embajador en la Santa Sede.

Mariano Rayón, ex responsable de la UCIE (Unidad Central de Información Exterior), fue designado agregado de Interior de la Embajada de España en Roma.

Pedro Laguna, ex jefe de la Guardia Civil de Asturias, ascendió a general poco después de que Zapatero jurara su cargo como presidente del Gobierno.

Juan Carretero, comisario jefe de la policía de Asturias, será el nuevo jefe de la seguridad de nuestra embajada en Lisboa.

Manuel García Rodríguez, más conocido como Manolón, amigo del matrimonio Trashorras y ex inspector jefe de jefe de la Brigada de Estupefacientes de Avilés, es hoy responsable de la seguridad del aeropuerto de Asturias.

Rodolfo Ruiz, ex jefe de la comisaría de Vallecas, en donde se encontró la mochila que no estalló el 11-M y que sirvió para detener a Jamal Zougam pocas horas antes de las últimas elecciones generales, también ha visto recompensado su enorme esfuerzo. Ha sido nombrado comisario provincial de Información de Madrid.

Este último ascenso es el que me parece más interesante. Rodolfo Ruiz tiene una larga entrevista. Adquirirán a no tardar mucho una enorme importancia todos los misterios que envuelven a la mochila que sirvió para dar con Zougam tan a tiempo. Esa bolsa -junto a la furgoneta que apareció en Alcalá- son las dos piedras más grandes de cuento de Pulgarcito con el que pretenden dormirnos.

En cualquier caso, después de lo ocurrido en marzo de 2004, ni uno sólo de esta media docena de “ascensos” tiene explicación. ¿Qué se premia? ¿Lo que contaron? ¿Lo que no contaron? ¿A quién se lo contaron? ¿Lo que investigaron? ¿O lo que decidieron no investigar? ¿Lo que callaron entonces? ¿O lo que callan ahora? Ya les advertí hace varios meses de que el ministro del Interior me causaba una inexplicable inquietud.

Encuesta


©